ILLANES Y SOTO

Con la precisión quirúrgica de su pico, el pájaro carpintero puede excavar hasta el centro de un tronco para hacer su nido y llevar a los suyos a un lugar seguro.

Illanes y Soto es una de esas firmas de abogados que dejó de hacer las cosas de manera tradicional para embarcarse en un viaje diferente, atrevido y con una necedad evidente. Su pájaro carpintero es un símbolo de ello, de luchar y de insistir por las causas justas y por la defensa de sus clientes en todo momento. Su marca es sobria, elegante, y camina por un carril distinto a las marcas de leyes convencionales en las que la balanza, la justicia ciega y el león protector han quedado de lado.